Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Novedades en Endometriosis
#1
Este aporte es de Gatuna:
Fuente: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Cirugía laparoscópica en la infertilidad asociada a endometriosis:
¿Qué esperar en dos años?
Trabajo colaborativo en Chile
Autores: Alberto Costoya, Alejandro Manzur, Cristián Miranda, Simón Dujovne, y Edison Montes


CENTROS COLABORATIVOS
Unidad de Medicina Reproductiva, Clínica Las Nieves.
Unidad de Medicina Reproductiva, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad Católica de Chile.
Unidad de Medicina Reproductiva, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Hospital Clínico Dr. José J. Aguirre,
Universidad de Chile.
Instituto de Investigaciones Materno Infantil - Universidad de Chile.
Servicio de Ginecología, Hospital Militar de Santiago de Chile.

RESUMEN
Se presenta un trabajo colaborativo de cinco centros en Chile, analizando resultados obtenidos en un período de diez años en 291 pacientes infértiles con endometriosis, sometidas a cirugía laparoscópica,
con seguimiento mínimo de dos años, y con exclusión de indicaciones estrictas de fertilización asistida. La probabilidad acumulada de concepción no fue diferente en ninguno de los puntos de corte del seguimiento de 2 años entre los estadíos leves (n=189) y los avanzados (n= 59) de la enfermedad para el grupo quirúrgico laparoscópico (n=248), así como tampoco el tiempo entre laparoscopía¿ y embarazo (7,7 ± 6,5 meses, n= 74 y 6,4 ± 4,0 meses, n=19, respectivamente) en las pacientes que embarazaron. El tratamiento médico agregado al tratamiento quirúrgico fue deletéreo al comparar la probabilidad acumulada de embarazo de los estadíos I+II, y no presentó diferencias en los otros puntos de corte de los estadíos I+II y todos los puntos de corte de los estadíos III+IV, así como tampoco en las medias del tiempo necesario para lograr el embarazo.

La comparación en el grupo quirúrgico de las endometriosis “puras” (n=95), con factores agregados y tratados (n=118) y con factor masculino tratado sin indicación de reproducción asistida (n=35) no demostró diferencias para las probabilidades de concepción, ni en las medias de los meses transcurridos entre laparoscopía y embarazo, aunque el factor masculino tendió a prolongar este tiempo. Las pacientes con endometriosis (grupo quirúrgico) sin tratamiento asociado (118), con HEOC (n=42), y con HEOC +IIU
(n=88) no presentaron diferencias en las posibilidades de concepción post laparoscopía, ni tampoco en
el tiempo entre laparoscopía y embarazo.

INTRODUCCION
La endometriosis es una enfermedad enigmática y de etiología poco clara, lo que motiva constantes artículos y revisiones acerca de su origen, clasificación, tratamiento y pronóstico (1-11).
El advenimiento de la cirugía laparoscópica y su rol en el tratamiento de la infertilidad asociada a la endometriosis es importante para la práctica clínica en medicina reproductiva. Hasta hace pocos
años, un problema frecuente desde el punto de vista del clínico que deseaba obtener información al
respecto, era que muchas publicaciones expresaban sus resultados en tasas crudas de embarazo. Esta
manera de presentar las experiencias clínicas no ayuda a esclarecer cual es el mejor tratamiento, ya
que no considera el tiempo de exposición a embarazo después de la terapia aplicada, y consiguientemente, los diferentes tiempos de seguimiento. Del mismo modo, la variación en las poblaciones de pacientes, los factores de infertilidad asociados, las clasificaciones diferentes, la variabilidad intra e interobservador, las terapias asociadas y los análisis estadísticos inadecuados,
contribuyen a que los resultados obtenidos pueden no reflejar el efecto real de la terapia en estudio,
ya que los embarazos pueden ser independientes del tratamiento analizado, en este caso la laparoscopía
quirúrgica. Esta es la razón por la cual el análisis de la literatura respecto a esta terapia quirúrgica, asociada o no a supresores de ovulación utilizados antes o después de la cirugía, no siempre ofrece
conclusiones válidas.
En años recientes, sin embargo, la literatura ha tendido a reportar los datos de los tratamientos de la endometriosis asociada a infertilidad no solamente en tablas de vida, sino que también con fijación de covariables, algunos con grupos controles, y otros con meta análisis, lo que ciertamente facilita validar
conclusiones y consecuencias prácticas para el tratamiento de nuestras pacientes.

El objeto de esta publicación es presentar la experiencia colaborativa de cinco centros en Chile, analizando retrospectivamente los resultados del tratamiento quirúrgico y médico- quirúrgico de la endometriosis en relación a la infertilidad, comparando los diferentes estadíos, la edad de la paciente, la
influencia de los factores de infertilidad agregados, y las terapias de hiperestimulación ovárica controlada
de ovulación (HEOC) con o sin inseminaciones intrauterinas (IIU).

PACIENTES Y METODO
Los siguientes centros de Santiago de Chile participaron en el estudio:
Unidad de Reproducción Humana, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Hospital Clínico José J.
Aguirre, Universidad de Chile; Unidad de Medicina Reproductiva, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad Católica de Chile; Servicio de Ginecología, Hospital Militar, Instituto de Investigaciones Materno Infantil, Universidad de Chile; y Unidad de Medicina Reproductiva, Clínica Las
Nieves.

Los criterios de inclusión en este estudio retrospectivo fueron los siguientes:
• Pacientes con infertilidad primaria o secundaria cuya laparoscopía quirúrgica se realizó entre los años
1989-1998. El evento de partida fue la fecha de la laparoscopía en que se realizó el diagnóstico y tratamiento quirúrgico.
• Inclusión de los casos en los que se realizó tratamiento médico agregado (danazol, gestrinona, análogos GnRH, progestágenos)
• Edad mínima 19 años, máxima 40 años.
• Seguimiento mínimo de dos años después de la laparoscopía inicial.
• Exclusión de aquellas pacientes sometidas a fertilización asistida posteriormente al tratamiento quirúrgico laparoscópico inicial.
• Inclusión de otros factores de fertilidad agregados, considerados como adecuadamente tratados.
• Inclusión de casos con ciclos con hiperestimulación ovárica controlada (HEOC) e HEOC más inseminaciones intrauterinas (IIU) post-laparoscopía.

En todas las pacientes, la endometriosis, diagnosticada al momento de la laparoscopía, se documentó
según la clasificación revisada de la American Fertility Society de 1985 (rAFS 1985) (6). En todos los casos
se registró la ocurrencia de embarazo, y el tiempo transcurrido desde la laparoscopía inicial hasta el mes probable de la concepción.

Del mismo modo, se registró el tipo de tratamiento quirúrgico utilizado durante la laparoscopía (resección,
electrocoagulación monopolar o bipolar, radiocirugía, láser, etc.); se registraron también las terapias
médicas supresoras de ovulación efectuadas con posterioridad al tratamiento quirúrgico laparoscópico.
De esta manera, las pacientes fueron agrupadas según modalidad de tratamiento en dos grupos: a) tratamiento quirúrgico laparoscópico exclusivo, y b) tratamiento quirúrgico laparoscópico más tratamiento médico posterior.

Se registraron los casos en que existieron otros factores de infertilidad agregados, los cuales fueron tratados antes o después del diagnóstico laparoscópico, así como los casos en que se realizaron procedimientos de inducción de ovulación, con o sin inseminaciones intrauterinas. En los tratamientos analizados se confeccionó una curva de probabilidad acumulada de concepción para cada mes hasta los 24 meses, y se analizaron estadísticamente los puntos de corte a los 6, 12, 18 y 24 meses mediante prueba del Chi cuadrado (x2), el que también se utilizó al comparar frecuencias de distribución de las pacientes; el análisis de medias se realizó por tablas de Anova o test de Kruskal- Wallis, según el caso.

RESULTADOS
En total, se identificaron 291 pacientes que cumplieron con los requisitos de inclusión. La edad promedio
del total de la muestra fue de 30,3 ± 4,3 años, con una mediana de 31 años, y una media de duración de la infertilidad fue de 3,9 ± 2,7 años. Los grupos obtenidos (tratamiento quirúrgico y tratamiento médico quirúrgico), no demostraron diferencias en las medias de edad al análisis según Anova (cuadro 1), ni tampoco en las medias de los años de evolución de la infertilidad de estos subgrupos (cuadro 2).

Las 291 pacientes totales del estudio se distribuyeron en 213 pacientes con infertilidad primaria y 78
pacientes con infertilidad secundaria, sin que se apreciaran diferencias significativas en ambos grupos
en cuanto al porcentaje de las que tenían estadíos rAFS 1985 leves (I+II) con respecto a los estadíos
más avanzados (III+IV) de la enfermedad (cuadro 3). La tasa cruda de concepción para el total de la muestra fue de 35,4%, con 37,5% para el grupo quirúrgico y 23,3% para el grupo médico quirúrgico, diferencia que no alcanzó significación según prueba de x2 (p= 0,0714). La probabilidad de concepción del grupo quirúrgico (n= 248), expresada en tablas de vida hasta 24 meses, para cada uno de los cuatro estadíos de endometriosis rAFS 1985, se aprecia en la figura 1. En la figura 2 se agrupan en tablas de vida las posibilidades acumuladas de concepción de los estadíos rAFS 1985 leves de la enfermedad (I+II)
y de los avanzados (III + IV). El análisis de x2, analizado para los meses 6, 12, 18 y 24 después de la laparoscopía quirúrgica no demostró diferencias significativas en cuanto al porcentaje de embarazo acumulado entre estas dos curvas en ninguno de los cuatro puntos de corte (cuadro 4).
#2
Del mismo modo, en el grupo quirúrgico, los 74 embarazos obtenidos en las 189 pacientes con estadíos
I y II ocurrieron a los 7,7 ± 6,5 meses post laparoscopía; los 19 embarazos obtenidos en las 59 pacientes con estadios III y IV ocurrieron a los 6,4 ± 4,0 meses después del procedimiento, diferencia que no fue significativa (test Kruskal- Wallis: H=0,033 p=0,8557). En la figura 3 se aprecia la probabilidad acumulada de concepción hasta dos años de aquellas pacientes con endometriosis agrupadas en estadíos rAFS I + II y III + IV en las que se practicó tratamiento quirúrgico laparoscópico exclusivo, comparadas con las 43 pacientes en las que se practicó cirugía laparoscópica seguida de tratamiento médico (todos los estadíos), y en las que se observaron 10 embarazos acumulados a los dos años de seguimiento. Al analizar independientemente los cuatro puntos de corte (6,12,18,24 meses) de los estadíos I+II y de los III+IV (tratamiento quirúrgico) versus el tratamiento médico- quirúrgico, se obtuvo una diferencia estadística significativa sólo en el punto de corte a los seis meses post laparoscopía a favor de la laparoscopía quirúrgica exclusiva en los estadíos I+II (p=<0,002); no obstante también a los 24 meses la comparación de estos estadíos tempranos de la enfermedad con el grupo médico quirúrgico estuvo al borde de la significación estadística. El detalle de este análisis por separado para los grados leves y avanzados de la enfermedad del grupo quirúrgico versus el total del grupo médico quirúrgico se aprecia en los cuadros 5 y 6. El análisis de las medias respecto al tiempo entre laparoscopía y embarazo para estos tres grupos no reveló diferencias, aunque existió una tendencia a un mayor tiempo entre el tratamiento aplicado y el embarazo en el grupo médico quirúrgico (cuadro 7).

Cuando se elaboraron las tablas de vida para los embarazos obtenidos en el total de las pacientes del grupo quirúrgico, divididas en aquellas ² de 35 años, comparándolas con aquellas > de 35 años, se obtuvieron las curvas de la figura 4. El análisis de chi cuadrado para los cuatro puntos de corte a los 6,12,
18 y 24 meses no demostró diferencias significativas (cuadro 8). Del mismo modo, los 83 embarazos
observados en las 219 pacientes del grupo quirúrgico ²35 años ocurrieron a los 7,6 ± 6,3 meses, y los 10 embarazos obtenidos en las 29 pacientes >35 años ocurrieron a los 6,7 ± 4,0 meses, sin que existiesen diferencias significativas en el análisis según Anova (cuadro 9). Cuando se analizaron independientemente los embarazos obtenidos en las pacientes de este grupo según edad (² 35 y > 35 años) para los grados leves (I+II) y los avanzados (III+IV) de endometriosis, tampoco se apreciaron diferencias significativas. La frecuencia de los factores de infertilidad agregados, tanto en los grados leves como en los avanzados de la enfermedad en el grupo quirúrgico se aprecia en el cuadro 10, sin que esta distribución fuera diferente para los estadíos I+II y III+IV. La probabilidad acumulada de concepción hasta dos años para la endometriosis “pura”, la endometriosis más “otro factor” (uno o más de uno), y la endometriosis más factor masculino se aprecia en la figura 5. El análisis de chi cuadrado en los cuatro puntos de corte de las curvas no demostró diferencias significativas entre ellos (cuadro 11). El tiempo transcurrido entre la laparoscopía en el grupo quirúrgico con endometriosis “pura”, con otro factor agregado (uno o más), o con factor masculino agregado, y la ocurrencia de embarazo no reveló diferencias significativas, aunque la presencia del factor masculino tuvo una clara tendencia a prolongar este lapso de tiempo (cuadro 12).

En el cuadro 13 se comparan las frecuencias de aquellas endometriosis sin ningún tratamiento asociado
con aquellas en que se realizaron procedimientos post operatorios de HEOC, o HEOC+ IIU para los estadíos I+II y III+ IV del grupo quirúrgico. La probabilidad acumulada de concepción para estos tres
grupos se aprecia en la figura 6. El análisis en cuatro puntos de corte a los 6, 12, 18, y 24 meses para el
grupo quirúrgico global sin tratamiento asociado, con hiperestimulación ovárica controlada (HEOC), y
con HEOC más inseminación intrauterina (IIU) se observa en el cuadro 14, y la media de los tiempos
en que ocurrió el embarazo en el cuadro 15, sin que existieran diferencias significativas ni en cuanto
a la probabilidad de ocurrencia de embarazo para los cortes a los 6, 12, 18 y 24 meses, así como tampoco en las medias de tiempo entre la laparoscopía y la gestación entre los tres grupos analizados. La ausencia de diferencias persistió para ambos parámetros cuando se analizaron por separado los grupos de estadíos I+II y III+IV por separado.

DISCUSION
Los resultados aquí presentados constituyen una evaluación colaborativa en nuestro medio, a propósito del significado del tratamiento quirúrgico laparoscópico de la infertilidad en relación a la endometriosis,
considerando sus resultados en forma de tablas de vida, y analizando independientemente la influencia
de cofactores que pueden contribuir a distorsionar las conclusiones a obtener.
Los análisis de años de edad media, de la duración de la infertilidad para los grupos de estudio, así como
la distribución de la infertilidad primaria y secundaria para las formas leves (estadíos I+II) y las más avanzadas (estadíos III+IV) de la endometriosis de acuerdo a la clasificación rAFS 1985 (6) de la enfermedad, resultan en poblaciones comparables y válidas para extraer conclusiones. La primera conclusión de la casuística presentada es que, analizado el grupo con cirugía laparoscópica exclusiva,
que incluyó el mayor número de pacientes, la probabilidad acumulada de concepción a los 6, 12, 18 y 24 meses no dependió de la gravedad de la enfermedad, después de comparar los estadíos menos avanzados (I+II) con los de mayor severidad (III+IV). En términos prácticos, ésto significa que el estadío
de endometriosis, de acuerdo a la clasificación AFS revisada de 1985 (6) no tiene valor pronóstico en cuanto a la probabilidad de embarazo al cabo de dos años de seguimiento. Esta conclusión no deja
de ser sorprendente, pues el concepto de que a mayor gravedad de la endometriosis, mayor es el compromiso reproductivo, parece ser lógico. Esta falta de correlación, también ha sido reportada por Guzik y colaboradores (10). Lo anterior permite concluir que aunque esta clasificación ha significado una unificación de criterios en la forma como se detallan los hallazgos laparoscópicos, con una adecuada reproducibilidad, lo que a su vez puede permitir un seguimiento de la evolución de la enfermedad desde
el punto de vista clínico y morfológico, no permite sin embargo establecer una relación “dosis-respuesta”.
Anteriores clasificaciones como la de Acosta (5), modificada por Buttram (11), sin embargo, han sido capaces de demostrar su relación con la fecundidad después de 2tratamiento quirúrgico conservador.

La exclusión en el presente estudio chileno colaborativo de aquellos casos sometidos a fertilización asistida, significa que en aquellas pacientes que tienen al menos una trompa permeable y una relación
fimbrio ovárica adecuada, se debería esperar una probabilidad de embarazo entre 30 y 40 %, independientemente del estadío de la endometriosis al momento de la laparoscopía quirúrgica.
Sería interesante saber a futuro, si al analizar una población semejante a la de este estudio, pero clasificada de acuerdo a la clasificación revisada de la American Society for Reproductive Medicine de 1996 (7) que toma en cuenta el aspecto morfológico de las lesiones endometriósicas, y no sólo su extensión, profundidad, adherencias y ubicación, es capaz de tener un valor predictivo para la ocurrencia de embarazo. No menos importante es el hecho de que la mayoría de los embarazos después del tratamiento quirúrgico laparoscópico ocurrieron antes del año, y que la media fue de 7,7 ± 6,5 meses para los estadíos tempranos (I+II) de la enfermedad, y de 6,4 ± 4,0 meses para los más avanzados (III+IV).
Los datos aquí presentados, relativos a la eficacia de la laparoscopía quirúrgica en los diversos estadíos
de la endometriosis asociada a infertilidad, así como el tiempo a esperar para que ocurra el embarazo, de acuerdo a los datos de éste y otros estudios (9,10,15), pueden contribuir como un elemento adecuado para la toma de decisiones en cuanto a cuándo avanzar a terapéuticas más sofisticadas, como por ejemplo, la reproducción asistida.

Otro aspecto importante de esta casuística es la comprobación de que el agregar tratamiento médico post operatorio a la cirugía laparoscópica de la endometriosis no mejora las probabilidades de concepción, y que aún más, en las etapas iniciales de la enfermedad, retarda la posibilidad de embarazo, lo que parece lógico, pues estos tratamientos médicos utilizados entre tres y seis meses en el post operatorio, producen una anovulación. En este trabajo, el retardo de las probabilidades de embarazo alcanzó significación estadística en el punto de corte a los seis meses sólo en los estadíos I+II, aunque se apreció una clara tendencia a favor del tratamiento quirúrgico exclusivo también en los puntos de corte a los 12, 18 y 24 meses después de la laparoscopía, con valores p muy cercanos a la significación de acuerdo a la prueba de chi cuadrado. En el análisis por separado para los estadíos más avanzados, no existió esta tendencia, excepto a los seis meses, aunque sin alcanzar significación. Con todo, el análisis de medias para el tiempo transcurrido entre la laparoscopía y el embarazo, comparando el tratamiento quirúrgico exclusivo en los estadíos I+II (7,7 ± 6,5 meses), y en los estadíos III+IV (6,4 ± 4,0 meses) con el tratamiento médico quirúrgico (11,2 ± 5,9 meses), no demostró diferencia significativa, aunque el valor p=0,066 muestra una tendencia a favor del tratamiento quirúrgico exclusivo; considerando la muestra de 10 embarazos obtenidos en las 43 pacientes con tratamiento médico-quirúrgico, y los 93 embarazos obtenidos en las 248 pacientes con tratamiento quirúrgico exclusivo, (estadíos I+II y III+IV), es probable que se necesite un número mayor de casos para el grupo médico- quirúrgico para demostrar el efecto deletéreo del tratamiento supresor de la ovulación. Similar conclusión puede obtenerse al comparar las tasas crudas de concepción para el grupo quirúrgico global (37,5%) versus el grupo médico- quirúrgico (23,3%), diferencia
que alcanzó un valor p=0,071. Considerando estos datos, así como los de otros autores (8, 9), y aún comparando meta análisis específicamente dirigidos a los estadíos III+IV, resulta lógico postular que el tratamiento médico agregado al tratamiento quirúrgico laparoscópico no está indicado en la infertilidad
asociada a endometriosis. Lo anterior tiene una especial importancia en países como los nuestros, en los que los recursos son siempre escasos, y en los que las drogas generalmente usadas en este tipo de terapia son de un alto costo.
El concepto de la influencia de la edad en la calidad ovocitaria y en la eficiencia reproductiva de la mujer es un hecho plenamente aceptado y documentado (17). Por esta razón, este trabajo colaborativo evaluó la
influencia de esta variable en los resultados obtenidos en las 248 pacientes que realizaron tratamiento
quirúrgico laparoscópico exclusivo. El análisis de la probabilidad acumulada de concepción para el grupo
quirúrgico global en las pacientes de 35 años o menos comparadas con las mayores de 35 años, sin embargo, no demostró diferencias significativas en ninguno de los puntos de corte de las curvas obtenidas.
#3
Consiguientemente, el tiempo transcurrido entre la laparoscopía quirúrgica y el embarazo, tampoco resultó diferente para los 83 embarazos obtenidos en las 219 pacientes de 35 años o menos y los 10 embarazos obtenidos en las 29 pacientes de más de 35 años. Esta falta de diferencia se mantuvo aún
cuando se analizaron independientemente los estadíos menos graves (I+II) con los más avanzados (III+IV) respecto a esta variable. Este resultado podría significar que en una paciente con infertilidad asociada a endometriosis, lo más importante es el tratamiento quirúrgico de la enfermedad (aún más importante que la edad en este punto de corte). Es factible también que otro punto de corte a una edad mayor pudiese dar otro resultado, pero ello no fue posible analizar en este estudio por el escaso número de pacientes con esta condición. El número relativamente reducido de las pacientes de más de 35 años
(veintinueve casos), en este estudio debe hacer tomar con cautela una conclusión respecto al efecto de cirugía laparoscópica de acuerdo a la edad, y por supuesto amerita un estudio randomizado, en que los
grupos etarios tengan un número similar de pacientes, y con cortes de edades a los 37 ó 38 años.
La influencia de los factores agregados de infertilidad puede ser de especial relevancia para analizar los
resultados de la cirugía laparoscópica en la endometriosis en términos de embarazos (4,12); en efecto, si
éstos no son evaluados, el embarazo puede ser una resultante del tratamiento de otros factores, y no del
procedimiento quirúrgico en sí mismo. El valor de presentar casuísticas con grupos de “endometriosis
pura”, como el del presente estudio colaborativo, reside en que la relación causa-efecto en términos
de embarazo resulta mejor expresada, al reducir la influencia o “contaminación” de los otros factores
de infertilidad, tema que ha sido adecuadamente tratado en otras publicaciones sobre este tema,
las que incluyen meta-análisis de estudios randomizados y de análisis de sobrevida (8,9). En el presente
estudio se estudió la frecuencia de las endometriosis “puras”, con factor masculino agregado, o con “otros factores” (uno o más) de infertilidad, en las formas leves de la enfermedad (estadíos I+II de la rAFS 1985) y en las más avanzadas (estadíos III+IV), las que resultaron estadísticamente similares. Lo anterior resulta especialmente importante, pues al menos teóricamente, la influencia de los cofactores podría ser mayor en las etapas tempranas de la endometriosis, considerando la ausencia de un factor tubo ovárico en estos casos “leves” de endometriosis. Este análisis de distribución de frecuencias no siempre se expresa en la literatura. No obstante lo anterior, las curvas de probabilidades acumuladas de concepción fueron similares para el grupo endometriosis “pura” comparado con el de endometriosis más otro factor (uno o más) o el de endometriosis más factor masculino cuando se analizaron las probabilidades acumuladas de concepción en los puntos de corte a los 6, 12, 18 y 24 meses post laparoscopía en el grupo quirúrgico. Del mismo modo, el análisis de medias no fue diferente para la influencia de los cofactores de infertilidad en cuanto al tiempo transcurrido entre la laparoscopía quirúrgica y el embarazo,
aunque se observó una tendencia a la prolongación de este lapso cuando existió un factor masculino agregado. Es necesario tener presente que los casos con indicación de fertilización asistida, es decir los factores masculinos severos, fueron excluidos del estudio, razón por la cual se consideraron necesariamente en el criterio de inclusión sólo factores masculinos leves y que fueron adecuadamente
tratados, al igual que los otros factores agregados. Otros autores, como Murphy y colaboradores (14) han
postulado diferentes conclusiones, en especial para las pacientes con estadíos I+II con más de un factor
de infertilidad agregado, en los que definitivamente sugieren una fecundidad disminuida en relación al grupo de endometriosis “puras”. Aunque el presente estudio colaborativo no consideró específicamente un grupo de “más de un factor” de infertilidad, la casuística aquí presentada para las pacientes con “uno o más” factores agregados es mucho mayor (90 pacientes), que la del artículo mencionado (11 pacientes).
Finalmente, el análisis de las 248 pacientes del grupo quirúrgico global, agrupadas en las que tenían estadíos I+II y III+IV, y que se distribuyeron en forma similar en relación al subgrupo sin tratamiento asociado, a las tratadas con HEOC y a las tratadas con HEOC+IIU, no demostró diferencias en los cuatro
puntos de corte en las probabilidades de concepción, así como tampoco en cuanto a las medias del
tiempo transcurrido entre la laparoscopía y el embarazo. La conclusión de que la HEOC y la HEOC + IIU, no mejora las probabilidades de concepción, de acuerdo a esta casuística tiene un sesgo importante, y es que en el estudio se correlacionaron pacientes y no ciclos con la ocurrencia del embarazo. En efecto, el diseño del estudio identificó a aquellas pacientes en que se practicó o no un procedimiento de HEOC o de HEOC+ IIU, pero no correlacionó el ciclo exacto en el que se practicaron estos tratamientos asociados con el ciclo en el que se logro el embarazo, por lo que no es posible extraer una conclusión válida con el número de pacientes analizados (130 con tratamiento asociado vs.118 sin tratamiento). Existen escasos trabajos publicados respecto a estos tratamientos asociados con tratamiento quirúrgico previo, e insuficientes para analizarlos de acuerdo a estadíos (4). Tummons y colaboradores (18) sin embargo, encuentran un claro beneficio al utilizar estos procedimientos en endometriosis estadíos I+II; este último estudio sin embargo, también contiene sesgos, al no analizar separadamente en las pacientes con endometriosis sometidas a HEOC+IIU el efecto del tratamiento quirúrgico previo (47% de las pacientes); tampoco separa el efecto de la HEOC con respecto a la HEOC+IIU, y por último sólo considera la estimulación con gonadotropinas. Otros, no encuentran ventajas en términos de tasas de embarazo acumulativas en un estudio randomizado, pero analiza HEOC con gonadotropinas sin IIU (19). Con todo, y aunque faltan estudios con un número grande de pacientes, es posible que de acuerdo a lo sugerido por Adamson (4), la HEOC con citrato de clomifeno, y más posiblemente con gonadotropinas, asociada a IIU ofrezca una ventaja sobre el tratamiento expectante en la endometriosis asociada a infertilidad. El trabajo colaborativo aquí presentado permite extraer conclusiones útiles para el manejo práctico de las pacientes sometidas a una laparoscopía quirúrgica por infertilidad asociada a endometriosis, siempre y cuando la paciente no tenga una indicación estricta de reproducción asistida debida a un factor masculino grave o a un factor tubario lo suficientemente importante como para impedir un embarazo. En estas condiciones,
esta experiencia confirma que la clasificación revisada de la American Fertility Society 1985 (6) es un buen sistema de documentación y registro de la enfermedad, pero carece de la capacidad de relacionar los estadíos de la enfermedad con las probabilidades de concepción después del tratamiento quirúrgico,
y que el tratamiento médico post operatorio no aumenta las probabilidades de concepción sino que retarda el embarazo en las formas leves de la enfermedad. Aún en pacientes de más de 35 años de
edad, es posible esperar similares probabilidades acumulativas de concepción, aunque el tamaño de la población de pacientes de este grupo etario en este estudio, así como un punto de corte de mayor edad obliga a asumir con cierta cautela esta conclusión. El análisis del efecto de los factores agregados de infertilidad en las probabilidades de concepción, cuando ellos no constituyen indicación estricta de reproducción asistida permite postular que el tratamiento adecuado de la endometriosis y de los cofactores de infertilidad permiten esperar tasas acumuladas de concepción superiores al 35% en dos años, con la mayoría de los embarazos observados ocurriendo entre seis y doce meses después de la laparoscopía en estas condiciones. Por último la efectividad de efectuar tratamientos de HEOC e IIU en
el post operatorio permanece como el punto más difícil de dilucidar en la endometriosis asociada a infertilidad, y aunque en esta experiencia no fue posible extraer una conclusión válida, es posible que su
utilización mejore las probabilidades de concepción.
#4
Nota: Falta subir las tablas, aún no logró darles formato...

El estudio es excelente... un muy buen aporte de Gatuna.
#5
Colon Irritable + Endometriosis
Con la endometriosis llegaría también el colon irritable
NUEVA YORK (Reuters Health)

- Las mujeres con endometriosis tienen más riesgo de desarrollar también el síndrome de colon irritable o enfermedad pélvica inflamatoria, indicó un nuevo estudio realizado en Gran Bretaña.

El equipo dirigido por la doctora Karen D. Ballard, de la University of Surrey, en Guildford, identificó a 5.540 mujeres de entre 15 y 55 años con endometriosis a las que comparó con 21.239 pacientes "control", sin endometriosis. Los expertos hallaron que las participantes con endometriosis tenían mayor riesgo de recibir el diagnóstico de enfermedad pélvica inflamatoria antes y después del diagnóstico de la condición ginecológica.

Asimismo, el diagnóstico de síndrome de colon irritable era más frecuente antes y después del de endometriosis que en el grupo de control.

"Ante la coexistencia de enfermedad pélvica inflamatoria, se necesita un tratamiento riguroso para disminuir el aumento de la subfertildad", concluyó el equipo en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology.

La endometriosis es una enfermedad dolorosa que afecta a las mujeres durante la edad reproductiva y aparece por el crecimiento del tejido de la pared interna del útero en otras partes del abdomen, como los ovarios.

"El manejo adecuado del síndrome de colon irritable reduciría los síntomas en el colon asociados con la endometriosis", indicaron los autores.

Pero los médicos "no los reconocerían en las mujeres con endometriosis", dijo Ballard a Reuters Health.

"Estamos trabajando en nuevos marcadores diagnósticos de la endometriosis. Hoy, la endometriosis se diagnostica sólo por vía quirúrgica y buscamos reducir el retraso diagnóstico a través del desarrollo de una técnica para que los médicos identifiquen mejor esos marcadores", agregó la investigadora.

FUENTE: BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, octubre del 2008

Reuters Health
#6
El fluido endometrial, un nuevo método no invasivo para identificar la endometriosis

La endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes, caracterizada por el crecimiento de tejido fuera del útero, y que puede causar fuertes dolores en la pelvis, dificultades en las relaciones sexuales y problemas de fertilidad. Con motivo de la 24 Reunión de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología que se celebra en Barcelona, se ha presentado un método no invasivo para la detección de esta patología, menos agresivo para la paciente.

Hasta hoy, el diagnóstico de esta patología se realizaba mediante laparoscopia, una técnica quirúrgica que requiere anestesia general y por la que se extrae una muestra de la lesión (biopsia) que luego ha de estudiarse. Ahora, un estudio dirigido por Juan Antonio García-Velasco, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) en Madrid, ha abierto las puertas al desarrollo de otros métodos más cómodos para la paciente.

En el estudio, realizado durante dos años en de más de 100 mujeres de Madrid y Bilbao, el equipo de García-Velasco ha logrado identificar en el fluido endometrial 52 proteínas que muestran diferencias significativas en aquellas pacientes con endometriosis y aquellas que no padecen dicha enfermedad.

Los resultados confirman que la presencia de 31 de esas proteínas se multiplica por dos en las pacientes con endometriosis respecto a las que no la padecen. Las proteínas identificadas están relacionadas con los procesos de comunicación, movimiento y muerte celular, que probablemente están implicados en la aparición o el avance de la endometriosis.

En palabras de García-Velasco, el estudio presenta importantes novedades, pues "no es invasivo", es decir, no es tan agresivo para la paciente como una cirugía. Además, destaca el tipo de muestra que han de evaluar los médicos, "que no requiere biopsia, tan sólo un aspirado indoloro". El estudio es innovador por el perfil de proteínas que estudia, "que no está relacionado con los marcadores de inflamación usados hasta la fecha y que resultaban poco eficaces por su inespecificidad"

Fuente: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#7
Una enzima descontrolada podría ser la causa de la endometriosis

Los científicos podrían encontrarse un paso más cerca de solucionar el enigma de la endometriosis, un problema de salud común entre las mujeres. En un estudio reciente, científicos de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) han descubierto lo que podría ser el factor desencadenante de esta enfermedad. Los resultados de este estudio fueron publicados recientemente en la revista Human Reproduction.

«La endometrosis se produce cuando las células de la mucosa interior de la matriz crecen fuera del útero», explicó el Dr. Dharani Hapangama del Departamento de Medicina Reproductiva y del Desarrollo de la Universidad de Liverpool. «Estas células, llamadas células endometriales, se producen durante la menstruación de la mujer y pueden ser empujadas al interior de la cavidad abdominal», informó. «Si estas células siguen viviendo y se implantan en la pelvis y el abdomen, pueden causar un gran dolor y, en casos graves, pueden causar infertilidad.»

La enzima telomerasa, que se encuentra en las células y en la mucosa interior del útero, recorre los extremos de los cromosomas, llamados telómeros. Estos telómeros mantienen unidos los dos extremos de los cromosomas y protegen su integridad durante la división celular. Los investigadores descubrieron que, en las mujeres que padecen esta enfermedad, las células de la mucosa interior del útero liberan telomerasa al principio y hacia el final del ciclo menstrual. Las células del cáncer también contienen esta enzima que, al parecer, replica las secuencias de ADN durante la división celular en los cromosomas, según dicen los expertos.

El investigador jefe añadió que el equipo había descubierto que el telómero tiene una longitud inusual en las mujeres que padecen endometriosis. «Durante la menstruación, los telómeros se suelen acortar con cada ciclo de división celular hasta que alcanzan una determinada longitud, tras lo cual ya no pueden seguir dividiéndose», indicó el Dr. Hapangama. «La enzima puede ampliar la longitud de los telómeros para que puedan seguir dividiéndose, cosa que puede ocurrir en algunas células especiales, como los espermatozoides y los óvulos, pero normalmente no en células que conforman los órganos del cuerpo.»

«Las mujeres que tienen endometriosis expresan esta enzima tanto en las primeras fases como en las últimas del ciclo menstrual, lo que quiere decir que las células siguen dividiéndose y se desvían de su función de favorecer un embarazo», manifestó. Debido a esto, la mucosa interior del útero «puede mostrarse más hostil a un embarazo precoz», explicó el Dr. Hapangama. «Las células que se liberan en esta última fase del ciclo menstrual pueden ser más "agresivas" y tener más probabilidades de sobrevivir e implantarse fuera del útero, causando dolor en la zona pélvica o abdominal.»

En general, la endometriosis se produce en la región inferior de la pelvis femenina, causando un gran dolor y molestias. El ovario se ve afectado en aproximadamente el 50% de los casos, y la enfermedad es responsable de la mitad de los casos de infertilidad.

Más de 88 millones de mujeres en todo el mundo padecen endometriosis. Aunque esta enfermedad afecta aproximadamente al 15% de las mujeres en edad fértil, hasta un 4% de los casos son diagnosticados en el periodo postmenopáusico.

Fuente: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#8
Endometriosis, una enfermedad que es padecida por el 70% de las adolescentes

El mal provoca dolores e irritación durante el periodo menstrual. Tiene como síntoma característico el dolor progresivo. Es una afección común que, en pocas ocasiones, se dimensiona su gravedad. Una de las secuelas más importantes es la imposibilidad de concebir. Investigan la incidencia de los factores ambientales y hereditarios en su desarrollo.

El 70% de las adolescentes argentinas padecen endometriosis, una enfermedad cuyo principal síntoma son los dolores pelvianos durante la menstruación. Pero, además de afectar a esta franja de la población femenina, también tiene una fuerte incidencia en el 40% de las mujeres en edad reproductiva y la causal del 40% de los casos de esterilidad.


“Se llama endometriosis a una enfermedad que se desarrolla cuando el tejido que recubre el útero normalmente, y que se descama en cada menstruación es el endometrio.

Cuando ese tejido, en vez de estar dentro del útero se encuentra fuera del mismo (ovario, útero, intestino, pulmón, trompas de Falopio) se comporta de la misma manera, sangrando donde esté en cada menstruación”, dijo la especialista en Ginecología y Obstetricia, Sandra Ramírez de González, a “época”.

La profesional remarcó que, dependiendo de su localización será la sintomatología, ya que la liberación de sangre dentro de la cavidad abdominal, produce irritación y dolor. En este punto agregó que en muchos casos, esta dolencia no es dimensionada en su magnitud y, por ello, no se realizan los correspondientes tratamientos.

Por otra parte, aseguró que no todas las mujeres que presenten dolores menstruales significa que padecen endometriosis, sólo el 30 % de ellas tendrá dolor, que se diferencia de los síntomas típicos de la menstruación, ya que en las que lo padecen, el dolor es progresivo, es decir, cada vez mayor.

En tanto que el presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía Laparoscópica, Mario Borghi, aseguró que también se debe tener en cuenta que habrá un 70% restante que independientemente del grado de severidad de la enfermedad, no tendrá sintomatología o esta será mínima, como dolor en las relaciones o al defecar u orinar.
En los casos en que la endometriosis se localiza en el ovario e intestino, ésta se pude presentar en forma de quistes que crecen con cada menstruación y generan además severas adherencias que pegan unos órganos con otros y esto es lo que genera una menor o mal función de los mismos (ovario y trompas) así como dolor o sintomatología intestinal y urinaria.

Diagnóstico

La forma de diagnosticar con certeza la enfermedad es mediante la visión directa. “Sólo la ecografía, en los casos donde hay quistes, permite sospechar la presencia de endometrosis, por el momento no hay otra metodología. Con respecto a la visión directa, se hace por laparoscopia (99%) de los casos en manos expertas, o por cirugía convencional”, asegura Borghi.

Una vez que se confirma el diagnóstico, en el mismo acto quirúrgico se realiza la extirpación únicamente de los quistes, la liberación de adherencias, y la coagulación de los focos menores.

Teniendo en cuenta la directa relación con la fertilidad, dependiendo del grado de la endometrosis, de la edad de la paciente y del deseo inmediato de concebir, el tratamiento posterior o la prevención que habrá que tomar para tratar de evitar la recidiva, que en los casos severos o mal tratados, es de 20% al año de realizada la cirugía.

Buscando causas

A la hora de buscar las posibles causas de la endometriosis, Ramírez de González dijo que “aún es desconocida o no se sabe con total certeza”. Una teoría es que durante la menstruación, parte del tejido menstrual o endometrial regresa al abdomen a través de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece. Otra teoría sugiere que la endometriosis puede ser una enfermedad hereditaria.


No obstante, la especialista en Ginecología y Obstetricia aseguró que los investigadores también están observando la participación del sistema inmunológico y la manera en que estimula o reacciona a la endometriosis.
“Esto quiere decir que de un tiempo a esta parte, se estudia a la mujer no sólo en su aspecto físico y sintomático, sino como un ser en el que influyen tanto su contexto como su psiquis”.


En relación a las causales inmunológicas, se estima que una mujer no elimine adecuadamente el flujo menstrual en la cavidad pélvica, o que las sustancias químicas producidas en las áreas afectadas por la endometriosis irriten o impulsen el crecimiento de tumores en más áreas.


Los estudios han demostrado que las mujeres que tienen esta enfermedad tienen mayores probabilidades que otras mujeres de sufrir trastornos del sistema inmunológico en los que el cuerpo ataca sus propios tejidos (enfermedades autoinmunes) y que las mujeres con endometriosis tienen también mayores probabilidades de sufrir del síndrome de fatiga crónica y del síndrome de fibromialgia.


Se piensa que un estudio más profundo del sistema inmunológico en la endometriosis, podría revelar información importante para encontrar las causas de esta enfermedad y su tratamiento.


Asimismo Ramírez de González aseguró que algunos investigadores están observando la endometriosis como una enfermedad del sistema endocrino, ya que parece que los estrógenos fomentan el crecimiento de la enfermedad. Otros estudios buscan conocer si los agentes ambientales, como la exposición a las sustancias químicas fabricadas por el hombre, provocan la enfermedad. Más investigaciones tratan de comprender qué otros factores, si existen, afectan el curso de la enfermedad.


Otra área importante de la investigación es la búsqueda de marcadores de endometriosis. Estos marcadores son sustancias en el cuerpo creadas por la enfermedad o en respuesta a ésta, y pueden aislarse en la sangre u orina. Si se encuentran marcadores por medio de una prueba de sangre u orina, entonces se podría hacer un diagnóstico de endometriosis sin necesidad de cirugía.


La especialista remarcó que de un tiempo a esta parte se produjo un notable aumento del porcentaje de casos, “ello no implica necesariamente que se incrementaron los casos, también debe tenerse en cuenta que cada vez son más las consultas y la posibilidad de hacer consultas sobre esta enfermedad”.


No obstante, indicó que todavía la ciencia trata sólo las consecuencias de este mal, “pero cada vez son más los estudios tendientes a detectar las causas que pueden provocar el desarrollo de esta patología”, indicó finalmente.

Síntomas

Dolor: Es el síntoma más frecuente de la endometriosis. Se localiza principalmente en el abdomen, en la región lumbar y en la pelvis, que puede ser de leve a severo. Suele aparecer o ser más intenso durante la menstruación y empeorar con el tiempo.

Dispareunia: El dolor puede aparecer durante o después de las relaciones sexuales

Síndrome miccional: Aparece por afectación de la vejiga urinaria, y suele ser con dolor al orinar o disuria, polaquiuria, tenesmo vesical e incluso hematuria.

Hipermenorrea: Consiste en sangrados menstruales muy abundantes tanto en el tiempo como en la cantidad de sangre. A veces la metrorragia ocurre fuera de la menstruación.

Infertilidad: Dificultad o imposibilidad de quedarse embarazada

Trastornos intestinales: Como diarrea, estreñimiento, dolor al defecar o proctalgia, retortijones.

Astenia: también se llama fatiga.


Fuente: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#9
[SIZE="4"]El fluido endometrial, un nuevo método no invasivo para identificar la endometriosis[/SIZE]

La endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes, caracterizada por el crecimiento de tejido fuera del útero, y que puede causar fuertes dolores en la pelvis, dificultades en las relaciones sexuales y problemas de fertilidad. Con motivo de la 24 Reunión de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología que se celebra en Barcelona, se ha presentado un método no invasivo para la detección de esta patología, menos agresivo para la paciente.

SINC Barcelona 07.07.2008 12:46

Operación de endiometriosis. Foto: Richie Graham.
[Imagen: El-fluido-endometrial-un-nuevo-metodo-no...medium.jpg]


Hasta hoy, el diagnóstico de esta patología se realizaba mediante laparoscopia, una técnica quirúrgica que requiere anestesia general y por la que se extrae una muestra de la lesión (biopsia) que luego ha de estudiarse. Ahora, un estudio dirigido por Juan Antonio García-Velasco, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) en Madrid, ha abierto las puertas al desarrollo de otros métodos más cómodos para la paciente.

En el estudio, realizado durante dos años en de más de 100 mujeres de Madrid y Bilbao, el equipo de García-Velasco ha logrado identificar en el fluido endometrial 52 proteínas que muestran diferencias significativas en aquellas pacientes con endometriosis y aquellas que no padecen dicha enfermedad.

Los resultados confirman que la presencia de 31 de esas proteínas se multiplica por dos en las pacientes con endometriosis respecto a las que no la padecen. Las proteínas identificadas están relacionadas con los procesos de comunicación, movimiento y muerte celular, que probablemente están implicados en la aparición o el avance de la endometriosis.

En palabras de García-Velasco, el estudio presenta importantes novedades, pues "no es invasivo", es decir, no es tan agresivo para la paciente como una cirugía. Además, destaca el tipo de muestra que han de evaluar los médicos, "que no requiere biopsia, tan sólo un aspirado indoloro". El estudio es innovador por el perfil de proteínas que estudia, "que no está relacionado con los marcadores de inflamación usados hasta la fecha y que resultaban poco eficaces por su inespecificidad".

Fuente: SINC

Artículo original extraído de:
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#10
las fanáticas del yoga, miren esto...

Yoga para la endometriosis
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#11
Uhh.. que top lo del yoga... a ver si algún instructor chileno se anima a traerlo...
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#12
siii, hay que pasarles el dato...y viste que la isntructora inglesa está escribiendo un libro!!!
#13
Chicas, informacion interesante, ojala para un futuro proximo, les dejo el link... de Terra, Zona Mujer

Besitos!!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#14
interesante!!
#15
esto no es una novedad, pero me parece interesante saber las cosas que hacen otras mujeres en el mundo.

Esta es la historia de Diana Wallis, Vicepresidente del Parlamento Europeo, quién corrió una maratón para reuniro fondos para investigación de endometriosis. Pueden verla en este link Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

[COLOR="Blue"]"Gracias por visitar mi página de recaudación de fondos.
Corrí la Maratón de Londres el 26 de abril de 2009 (en 5 horas y 22 minutos) para recaudar fondos para investigar la endometriosis y mejorar los tratamientos de millones de mujeres de todo el mundo que, como yo, sufren de endometriosis.
Elegí World Endometriosis Research Foundation (WERF) como mi beneficiado, porque creo que la única manera de mejorar los tratamientos para la endometriosis, y un día encontrar una cura, es a través de la coordinación de la investigación, no sólo en la Unión Europea, sino en todo el mundo. Se estima que 100 millones de mujeres en el mundo tienen endometriosis en la flor de la vida! Sin embargo, no existe cura, y poco financiamiento para encontrar una. Esto es un escándalo!
Sólo a través de la colaboración internacional vamos a ver resultados que nos beneficien a todas las que tenemos esta enfermedad. Si yo llegara a mi meta de 20.000 libras esterlinas, WERF será capaz de poner en marcha más investigación básica para aumentar el conocimiento y mejorar los tratamientos. Por favor, donen.

Gracias!

Diana Wallis, Diputado
Vicepresidente del Parlamento Europeo[/COLOR]
#16
un estudio realizado en Australia y Nueva Zelanda, concluyó que las mujeres con endometriosis presentan problemas gastrointestinales...

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Resultados:

• Endometriosis fue confirmada por histología en 290 mujeres (84,5%).
• Las lesiones intestinales estaban presentes en sólo el 7,6%.
• El 90% de las mujeres tenían síntomas gastrointestinales, hinchazón de las cuales fue la más frecuente (82,8%), pero el 71,3%, también mostraban síntomas intestinales.
• Todos los síntomas gastrointestinales fueron similares predictivo de la endometriosis histológicamente confirmado.
• Setenta y seis mujeres (21,4%) habían sido diagnosticados con el síndrome de intestino irritable y el 79% de ellos tenía la endometriosis confirmada.

Conclusión:
• Los síntomas gastrointestinales son casi tan comunes como los síntomas ginecológicos en las mujeres con endometriosis
• Y no reflejan necesariamente la participación de intestino.
#17
[SIZE="5"]Las mujeres embarazadas con endometriosis se encuentran en mayor riesgo de parto prematuro[/SIZE]
Julio 23rd, 2009 · No Comments · Investigación

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las mujeres embarazadas con endometriosis se encuentran en mayor riesgo de parto prematuro, así como de sufrir una serie de otros resultados adversos del embarazo, los resultados de un estudio indican.

La endometriosis es una enfermedad dolorosa que afecta a las mujeres durante sus años reproductivos y es causada por el crecimiento del tejido que recubre el útero en otras partes del abdomen fuera del útero, como los ovarios. Los síntomas de la endometriosis son dolor pélvico grave, periodos menstruales pesados, y náuseas.

“Teniendo en cuenta que la endometriosis es relativamente común en mujeres en edad fértil, esperamos que nuestros resultados permitan a las mujeres embarazadas con esta afección que reciben una atención adicional, lo que les permite tener embarazos normales y de dar a luz a bebés saludables”, coautor del estudio, el Dr. . Henrik Falconer, del Departamento de la Mujer y del Niño, Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia, señaló en un comunicado.

Falconer y sus colegas analizaron datos de más de 1,4 millones de mujeres suecas que dieron a luz entre 1992 y 2006 en Suecia. Se identificaron 13.090 nacimientos entre las 8.922 mujeres que habían endometriosis diagnosticada por un médico.

Mientras que 5 de cada 100 mujeres sin endometriosis luz de manera prematura (antes de las 37 semanas de embarazo en lugar de la normal de 40 semanas), casi 7 de cada 100 mujeres con endometriosis luz de manera prematura. Eso se tradujo a un 33% mayor riesgo de parto prematuro en mujeres con endometriosis, los investigadores encontraron.

El riesgo de parto prematuro se mantuvo relativamente sin cambios, cuando las mujeres fueron estratificados por los que hacía y no hacía uso de la tecnología de reproducción asistida, o arte, tales como la fertilización in vitro, de quedar embarazada. Arte en sí mismo pueden aumentar el riesgo de una mujer de parto prematuro.

“La endometriosis parece ser un factor de riesgo de parto prematuro, con independencia del arte”, dijo Falconer. “Nuestros resultados indican que las mujeres con endometriosis puede ser considerado un grupo de alto riesgo y tener especial cuidado durante el embarazo.”

Las mujeres con endometriosis también eran más propensos a tener dificultades para quedar embarazadas y dar vuelta a la terapia antirretroviral para concebir. Los investigadores también hallaron que el parto por cesárea fue casi dos veces más común en mujeres con endometriosis en comparación con las mujeres sin endometriosis.

Las mujeres con endometriosis también eran más propensos a sufrir preeclampsia, una condición potencialmente peligrosa que se desarrolla en el segundo o tercer trimestre del embarazo y consiste en el desarrollo de la hipertensión arterial y la presencia de proteína en la orina.

“La fuerte asociación entre la endometriosis y los embarazos de riesgo seguía siendo” después de ajustar por numerosos factores que podrían influir en los resultados, dijo Falconer.

Falconer, presentó los resultados en la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología conferencia celebrada este mes en Amsterdam, los Países Bajos. El estudio se publica en el último número de la revista Human Reproduction.

FUENTE: Human Reproduction, julio de 2009.


Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#18
[SIZE="5"]Investigación para la cura de la Endometriosis
[/SIZE]
Junio 2nd, 2009 · 1 Comment · Investigación

El académico del Instituto de Investigaciones Materno Infantil de la Facultad de Medicina, doctor Reinaldo González Ramos, con el apoyo de un proyecto Fondecyt de Iniciación, está estudiando las implicancias de la proteína Nuclear Factor-kappa B en el desarrollo de esta patología, así como el rol que cumple el fierro en la generación de la endometriosis.

El tratamiento más usual es la cirugía laparoscópica, aunque también se emplean hormonas y analgésicos para el dolor. Lamentablemente, esta es una enfermedad recurrente, de ahí el interés de los científicos y especialistas de todo el mundo por hallar una solución más definitiva. Uno de ellos es el doctor Reinaldo González Ramos, académico del Instituto de Investigaciones Materno Infantil (IDIMI) de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

El gineco-obstetra, doctorado en Reproducción Humana en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, quien actualmente está culminando la subespecialidad de Medicina Reproductiva e Infertilidad en la U. de Chile, explica que en las mujeres con endometriosis hay un aumento de las proteínas involucradas en el desarrollo y activación de la inflamación de la zona pélvica.

Añade que la proteína Nuclear Factor-kappa B es un factor de transcripción que está vinculado con la regulación de cientos de otras proteínas relacionadas con diversas funciones de la célula, tales como, la proliferación celular, la inhibición de la apoptosis y la activación inflamatoria.

“A través de un proyecto Fondecyt de Iniciación que obtuve el año pasado estamos trabajando para determinar si, comparativamente, este factor de transcripción está más activado en pacientes con endometriosis que en mujeres que no sufren la enfermedad”, apunta.

De ser así el Nuclear Factor-kappa B estaría involucrado en el origen y desarrollo de lesiones de la cavidad pélvica y en la generación de quistes ováricos. “La excesiva activación de este factor determinaría un aumento de proteínas inflamatorias capaces de reactivar Nuclear factor-kappa B, lo que llevaría, a su vez, a más inflamación. En resumen, estaríamos frente a un círculo vicioso”, explica el doctor González.

El rol del fierro

Además, el proyecto Fondecyt le permitirá analizar el rol que cumple el fierro en la endometriosis. Hasta ahora se ha descubierto que en mujeres afectadas por esta patología hay altas concentraciones del metal en la cavidad pélvica.

“Nos interesa estudiar la respuesta del endometrio al fierro. Para ello colocaremos distintas cantidades de este metal en los medios de cultivo de las células de endometrio y analizaremos si el factor nuclear-kappa B se activa en su presencia”, plantea.

Asimismo, investigará si los macrófagos pélvicos, encargados de fagocitar (eliminar) los restos de endometrio que pudieran haber permanecido en la cavidad pélvica tras la menstruación, al estar sobrecargados con fierro se ven impedidos de cumplir con su labor y, por el contrario, contribuyen a elevar la inflamación provocando una mayor activación del factor de transcripción.

Para ello el médico ya está trabajando con muestras de endometrio que ha obtenido tanto de pacientes sanas como de mujeres afectadas por la patología que se atienden en el Hospital San Borja Arriarán. “Aunque estos son estudios básicos, nuestra intención es cooperar en la generación de alguna terapia que inhiba, por ejemplo, el Nuclear factor-kappa B durante la menstruación, para ayudar a aquellas mujeres que son susceptibles o que padecen de endometriosis. Otro tanto se podría hacer con el fierro, usando quelantes que lo hicieran disminuir a nivel pélvico”, apunta el especialista.
#19
[SIZE="3"]Científicos descubren la causa genética de la endometriosis[/SIZE]
Las menstruaciones con fuertes dolores pélvicos y lumbares afectan a 170 millones de mujeres en el mundo.


SANTIAGO.- Inflamación, dolor pélvico y lumbar y hasta esterilidad pueden ser los resultados de las enfermedades ginecológicas que más afecta a las mujeres, al endometriosis.

Y como una manera de aportar a desarrollar tratamientos más efectivos y menos invasivos, científicos de la Universidad de Oxford, el Instituto Queensland de Investigación Médica (Australia) y la Escuela de Harvard, dieron a conocer los resultados de un estudio en el que aseguran, descubrieron la causa genética que hace que algunas sean más propensas a sufrir este trastorno, que afecta a 170 millones de mujeres en el mundo, tal como informó BBC Mundo.

Tras comparar los genomas de 5 mil 500 mujeres que padecen de la enfermedad con los de 10 mil sanas, los expertos concluyeron que el cromosoma 1 y el cromosoma 7 son trascendentales para medir las probabilidades de riesgo de sufrir endometriosis.

Es importante recordar que este trastorno es causado por células parecidas a las que recubren el útero, que crecen fuera de éste, en órganos como los ovarios y el intestino. La única manera de diagnosticarlo es mediante una laparoscopía, que requiere de una anestesia general. Los medicamentos hormonales, con sus consecuentes efectos secundarios, y la cirugía, parecen ser, actualmente, los únicos medios por los cuales se trata la enfermedad.

"Actualmente toma unos 10 años lograr que una mujer sea diagnosticada con la enfermedad y aún con el diagnóstico, hay muy pocos tratamientos disponibles, que no son siempre efectivos, y que pueden requerir someter a la paciente a una cirugía invasiva", declaró a BBC, Helen North, experta de la organización Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos..

(Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.)
Doce años haciendo el camino más fácil.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
#20
Hola chiquillas yo no se mucho de este tema pero me encontre esta info hoy en el facebook y pense que quiza podria interesarles...espero que les sirva Smile

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Saludos Big Grin
[I]Toda mi vida anhelandote, 8 años luchando y por fin en dulce espera para conocerte ternurita mía...mi promesa de Dios Confusedmiley27:!!!

10-2009 (+) 11-2009 Aborto espontaneo
---- 02-2013 (+) 03-2013 Aborto retenido Confusedmiley28:
[/I]
[I]07-2012 IUU (- )---- [/I][I]01-2015 Estimulación (-) ---- 03-2015 IIU (-) ---- 04-2015 IIU (-) ---- 30-10-15 IIU (-) ---- 30-11-15 IIU (-) [/I]Confusedmiley24:[I]
/ 05-2016 ICSI (+)
[/I]
[I]18 Semanitas [/I]:vela:Confusedmiley27:


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Endometriosis severa tratada por Dr. Durruty Avril 8 608 23rd August 2019, 12:36
Último mensaje: Limita
Rainbow Cirugía de Endometriosis Cathy 4 417 7th August 2019, 11:27
Último mensaje: Cathy
  Endometriosis Severa KAROMARFIGUE 62 18.896 30th April 2019, 23:38
Último mensaje: Alegutid82
  Especialistas en endometriosis (actualizado) Atenea 29 42.616 13th December 2016, 11:31
Último mensaje: abricenom
  Endometriosis, hidrosalpinx y pronto FIV icsi caritosegura 130 50.529 30th November 2016, 22:24
Último mensaje: caritosegura
  Endometriosis, 2 cirugías y esperando una IA Solecita 22 9.142 19th August 2016, 17:19
Último mensaje: Bebelyncita
  Nueva en el foro y viviendo con Endometriosis Coneja 47 17.527 30th December 2015, 18:51
Último mensaje: Piedadpieta
  Endometriosis severa y IUU, posibilidades? Daniella 19 10.830 15th December 2014, 09:19
Último mensaje: Vikita
  Endometriosis severa y baja reserva ovárica Mara 60 27.150 16th May 2013, 16:08
Último mensaje: Mara
  Aspectos psicológicos de la endometriosis Pipa 10 30.542 29th June 2011, 17:15
Último mensaje: Laurinda

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)